El caballero de la Armadura Oxidada

Hoy me he leído el “El Caballero de la Armadura Oxidada”, como dice el libro el caballero era bueno, genero y amoroso, partía en todas las direcciones, una cualidad que pocos tenían, este caballero vívía por la lucha, por salvar damiselas, siempre con su armadura puesta.
 

Las relaciones con su familia no le iban bien, por estar sumergido en su armadura, un buen día, cuando quiere quitarse la armadura, descubre que no puede quitarsela, que está pegada a él de la manera más fuerte que una persona pueda pensar.

Este caballero que quiere quitarse la armadura y no puede, decide dirigirse al mago Merlin para poder quitarsela, Merlin le propone ir por el Sendero de la Verdad, donde tendrá que pasar: por El Castillo del Silencio (donde se encontrará consigo mismo y con sus miedos nunca reconocidos), El Castillo del Conocimiento (donde se sigue conociendo y descubre que si no se ama a sí mismo no podrá amar a otros), El Castillo de la Voluntad y la Osadía (donde aprende que sus mayores miedos son infundados por él mismo) y llegar a la Cima de la Verdad.

En su paso por los diferentes castillos se va encontrando consigo mismo, lágrimas brotán de su corazón por cada aspecto de sí mismo que aprende, lágrimas que hacen que su armadura se vaya callendo.
 
Voy a poner un trozo del último capítulo, La Cima de la Verdad: Cuando ya casi había llegado a la cima, se encontró con un canto rodado que bloqueaba su camino. como siempre había una inscripción en el: Aunque este Universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido. El Caballero se sentía demasiado exhausto para superar el último obstáculo. Parecía imposible descifrar la inscripción y estar colgado de la pared de la montaña al mismo tiempo, pero sabía que debía intentarlo. Ardilla y Rebeca se sintieron tentadas de ayudarle, pero se contuvieron, pues sabían que a veces la ayuda puede debilitar al ser humano.
El Caballero inspiró profundamente, lo que le aclaró un poco la mente. Leyó la última parte de la inscripción en voz alta: Pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido.
 
El Caballero reflexionó sobre algunas de las cosas “conocidas” a las que se había aferrado durante toda su vida. Estaba su identidad – quién creía que era y que no era -. Estaban sus creencias – aquello que él pensaba que era verdad y lo que consideraba falso-. Y estaban sus juicios – las cosas que tenía por buenas y aquellas que consideraba malas. El Caballero observó la roca y un pensamiento terrible cruzó su mente: también conocía la roca a la cual se aferraba para seguir con vida. ¿Quería decir la inscripción que debía soltarse y dejarse caer en el abismo?
 
- Lo has cogido caballero- dijo Sam (es él mismo, en contacto con su interior)- tienes que soltarte.
- ¿Qué intentas hacer, matarnos a los dos?- gritó el caballero.
- De hecho, ya estamos muriendo ahora mismo- dijo Sam -. Mírate. Estás tan delgado que podrías deslizarte por debajo de una puerta, y estás lleno de estrés y miedo. (…)”
 
Siguen una conversación así hasta que el Caballero decide soltarse: “… se dejó ir y se precipitó al abismo, a la profundidad infinita de sus recuerdos. Recordó todas las cosas de su vida de las que había culpado a su madre, a su padre, a sus profesores, a su mujer, a su hijo, a sus amigos y a todos los demás. A medida que caía en el vacío, fue desprendiéndose de todos los juicios que había hecho contra ellos.
 
Fue cayendo cada vez más rápidamente, vertiginosamente, mientras su mente descendía hacia su corazón. Luego, por primera vez en su vida, contemplo su vida con claridad, sin juzgar sin excusarse. En ese instante aceptó toda la responsabilidad por su vida, por la influencia que tenía sobre ella, y por los acontecimientos que le habían dado forma (…) Repentinamente, dejó de caer y se encontró en pie encima de la montaña y comprendió el significado de la inscripción de la roca. Había soltado todo aquello que había temido y todo aquello que había sabido y poseído. Su voluntad de abarcar lo desconocido se había liberado. (…)
 
Casi muero por las lágrimas que no derramé, pensó. Las lágrimas resbalaban por sus mejillas, por su barba, por su peto. Como provenían del corazón, estaban extraordinariamente calientes, de manera que no tardaron en derretir lo que quedaba de armadura.
El caballero lloraba de alegría, no volvería a ponerse la armadura y a cabalgar en todas las direcciones nunca más.

¿Cuantas veces nosotros mismos nos ponemos barreras para relacionarnos con el mundo, y nos vamos aislando como el caballero?

Autor: Robert Fisher

 

 

 

About these ads

8 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Neurotransmisores
    abr 12, 2008 @ 23:26:00

    Si no tuviéramos armaduras seriamos simplemente mundo.

    Saludos.

    Responder

  2. Lu
    abr 13, 2008 @ 15:59:00

    Gratamente me sorprende ver que compartimos gustos literarios. Este libro, es uno de mis favoritos y se lo recomiendo a todo el mundo.
    Tengo la segunda parte, pero todavía no me la he leido, ya te contaré que tal.

    Responder

  3. Psikoloca
    abr 13, 2008 @ 20:14:00

    Pues mejor que seamos mundo, este libro se lo indicamos para que lo lean en la CT, ya que muchos llevan una armadura impresionante encima, para que vuelvan a ser mundo.

    Lu, pues cuando te leas el segundo me lo dejas a ver que tal,…

    Responder

  4. Jon
    abr 15, 2008 @ 21:59:00

    Upsss… Pues yo la verdad es que este libro me hizo aborrecer la literatura de autoayuda. No dudo que pueda ser interesante si te toca algún punto sensible, pero a mi me pareció (hace ya bastante tiempo, eso sí) lleno de lugares comunes y metáforas evidentísimas.

    Pero quien sabe, tal vez es que no me he quitado suficientes corazas… :)

    Responder

  5. Psikoloca
    abr 15, 2008 @ 22:43:00

    Hola Jon!

    Si que son metáforas evidentísimas en eso tienes razón y no llevan a grandes dilemas, pero cuando estas con personas que tienen corazas impresionantes, y que muchas veces al devolverles directamente lo niegan, cuando hacen una lectura de este tipo, y la leo con ellos, enlazan con aspectos de su vida, que quizá al devolverselos directamente lo niegan, es algo curioso, en una de las primeras entradas tengo un escrito. “Escucha por favor lo que no digo” Es un escrito que vi en el tablon de donde trabajo ahora cuando era voluntaria y lo copie, lo escribí en el ordenador, para tenerlo en papel, y hay veces que con muchachos de la comunidad terapéutica, cuando se pelean contra todo, y no se dejan ayudar, pero ya llevan un tiempo, y en un momento determinado, les leo esa hoja y luego se la regalo, en más de una ocasión ha servido, para que las barreras que estaban mostrando en el tratamiento en ese momento se caigan… No creo que los libros de autoayuda sin más sirvan para mucho, pero si ayudan a reflexionar, y si hay alguien con quien los compartas después se puede hacer mucho más…

    Bueno ciao..

    Besos

    Responder

  6. Carlos González
    ene 29, 2010 @ 20:42:16

    Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
    Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
    Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
    Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog

    Responder

  7. psikoeduca
    ene 30, 2010 @ 19:03:30

    Hola Carlos, ahora me encuentro un poco baja animicamente pero no tendré problema alguno en leer tu libro y darlo a conocer a través de mis diferentes blogs. Un SALUDO

    Responder

  8. luisana olivero
    mar 27, 2011 @ 19:28:12

    piiinchee e liiibro.. jajaja no siirve pa’ una miiieeerrr…!!! jajajajajaj

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: