Construcción Social – Sistema de Género

El concepto de género ha sido utilizado por la Teoría feminista para establecer que “lo masculino” y “lo femenino” son construcciones psicosociales, esto supone que los roles de hombres y mujeres vienen determinados por factores culturales y sociales asignados a los géneros, y no por los hechos naturales o biológicos.

El sujeto (…), no tiene una libertad absoluta desde el momento en que, en todas las acciones que emprende, su libertad está más o menos cercenada por la situación.[1] Esto supone que la libertad con la que nace el ser humano se va restringiendo a lo largo de su historia, y hace que las situaciones que se van dando en su vida, lo vayan construyendo social y culturalmente, haciendo que hombres y mujeres desempeñen papeles diferentes en situación de desigualdad, esto viene determinado por el Sistema de Género, ya que es un sistema de marginación de las mujeres, en el que las construcciones que se proyectan sobre hombres y mujeres hacen que los individuos de un mismo sexo se homogenicen, les asignen una desigual distribución del poder (menor en la mujeres), las expectativas que se crean sobre los sexos son diferentes desde el nacimiento, al mismo tiempo que este sistema organiza la sociedad de una forma jerárquica y regula las prohibiciones; en ésta jerarquía las mujeres siempre tienen menor valor.

Como bien dice Simone de Beauvoirno se nace mujer: se llega a serlo[2] y por lo tanto “no se nace hombre: se llega a serlo”. Pero hombres y mujeres a lo largo de las historia han desempeñado diferentes roles, estos roles han sido asignados a los sexos de una forma jerárquica patriarcal, en la que los hombres siempre han tenido una posición superior en la estructura social, esto ha ocurrido en todas las sociedades, no se conoce ninguna sociedad que haya sido matriarcal.

Hoy en día vivimos bajo un sistema jerárquico patriarcal democrático, el ser democrático, ha llevado a pensar y a decir que no existen desigualdades, se defiende que nos podemos construir como queremos, sin embargo, en él se mantiene la división sexual del trabajo, la desigualdad en la educación, en el ámbito doméstico, etc. Los casos de violencia familiar pueden ser explicados desde éste sistema patriarcal, en el que los hombres (algunos) consideran que ellos tienen el poder, sentir que la mujer tiene que estar sometida a sus decisiones, y por ello, entre otras muchas causas ejercer la violencia sobre ésta (física, psicológica). El patriarcado democrático también conlleva que muchas mujeres consideren que sus decisiones están tomadas en libertad, sin embargo existe una fuerte presión social desde este sistema que hace que las mujeres y hombres sigan reproduciendo roles, se mantengan las desigualdades; valga como ejemplo que las mujeres cobran menos que los hombres en el desempeño del mismo trabajo, las mujeres han accedido al mundo laboral y es un gran paso, pero la mayoría realizan trabajos asignados socialmente a las mujeres (servicios) y además siguen siendo ellas las encargadas del trabajo doméstico o reproductivo.

Tomando “el concepto de género como una construcción cultural frente al concepto sexo (…) se ha vinculado el sexo a la biología y a la naturaleza, y el de género a la cultura y a la sociedad[3] Teniendo esto en cuenta, podemos hablar de la identidad humana, ésta esta compuesta por el sexo biológico, el género y la identidad sexual ; el sexo biológico sería la parte invariable, nacemos siendo machos o hembras, el género, como ya se ha mencionado, es la construcción psicosocial y tanto machos como hembras se pueden sentir femeninas o masculinos (otro aspecto es la presión social que se hace para que los machos “sean masculinos” y las hembras “femeninas”, con sus “correspondientes roles”) y en último lugar está la identidad o práctica sexual, que en todos los casos puede ser homosexual, bisexual o heterosexual.

En una noticia aparecida el 21 de Octubre de 2003 (El País) se decía que la identidad sexual podía explicarse a través de los genes, independientemente de que esto sea cierto o no, lo más importante es la influencia de los aspectos sociales y culturales; además, incluso aunque se admitiera la existencia de los genes que explican la identidad sexual, no tendríamos que olvidarnos de que sobre esa identidad no se debe ejercer ninguna imposición, el género es el que determina las construcciones culturales asignadas a machos y a hembras, independientemente de su identidad – práctica sexual.

Como hemos podido observar el género esta construido sobre el sexo biológico, a los machos y hembras se les asignan unas características que son construcciones sociales y culturales, que hacen que éstas/os sean representadas/os de distintas maneras, los hombres simbolizan la dominación y las mujeres la sumisión; ello hace que se establezcan estereotipos sobre hombres y mujeres, ejemplo: Mujer: sensible, chismosa,…. Hombres: fuerte, no llora,… .

Para finalizar nos remitimos a lo que, en líneas generales, ha supuesto el trabajo académico desde la perspectiva de género; “ los estudios de género se orientan en dos direcciones:1) analizan críticamente las construcciones teóricas patriarcales y extraen de las historia las voces silenciadas que defendieron la igualdad entre los sexos y la emancipación de las mujeres; y 2) la teoría feminista aporta una nueva forma de interrogar la realidad, acuña nuevas categorías analíticas con el fin de explicar aspectos de la realidad que no habían sido tenidos en cuenta[4]

[1] Simone de Beauvoir “El Segundo Sexo” Volumen I “Los hechos y los mitos” (Pág. 12) Ediciones Cátedra, Instituto de la Mujer 1998
[2] Simone de Beauvoir “El Segundo Sexo” Volumen II “La experiencia vivida” (Pág. 13) Ediciones Cátedra, Instituto de la Mujer 1998
[3] Celia Amoros “Diez palabras clave sobre mujer.” (Pág. 78) Navarra , Verbo Divivno 1995
[4] Celia Amoros “Diez palabras clave sobre mujer.” (Pág. 60) Navarra , Verbo Divino 1995
Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Joselu
    Mar 24, 2008 @ 13:06:00

    He llegado a tu blog siguiendo el comentario que has dejado en el mío que te agradezco. Un amigo, estrito educador de sus hijos, me decía el otro día que no soportaba que su hija de trece años quisiera vestirse con tacones y vestidos de mujer coqueta. Lo veía próximo a la prostitución. Le gustaba que su hija fuera con bambas y pañuelo palestino, pero no que se vistiera queriendo gustar. Lo vi exagerado y me di cuenta que si reprimía eso (se burlaba de su hija)conseguiría lo contrario de lo que se proponía. Seguramente él se planteaba cuestions sobre la educación del género femenino en la igualdad y no sometida a roles sumisos a gustar a los hombres. Algunas lesbianas desisten de ese empeño y se esfuerzan en no depilarse las piernas o vestirse con descuido para no convertirse en objetos de porcelana predispuestos al placer ajeno. La polémica está servida. Gracias por tu visita. Un cordial saludo.

    Responder

  2. Psikoloca
    Mar 24, 2008 @ 16:30:00

    Hola! Yo no pienso que tu amigo estuviera desde la perspectiva de género, ya que en esta se intentan rescatar los aspectos positivos de cada género, y no atribuyéndolos a cada sexo biológico, eso es lo triste precisamente, que una chica se quiera poner guapa, arreglarse, y le digan que no porque va ir como una puta, no señor, eso es lo que tiene que cambiar, entre otras cosas, cada uno puede ir como quiera y no tiene que “significar” que va a provocar ni nada por el estilo, lo bueno sería que tu amigo le transmitiera a su hija que vaya como quiera, pero que se proteja ella, y que no se deje que se aprovechen de ella,…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: