25 de noviembre, Día internacional contra la violencia hacia las mujeres

 


El Instituto Navarro para la Igualdad, con motivo de la conmemoración el próximo 25 de noviembre como Día internacional contra la violencia hacia las mujeres ha impulsado la realización de una serie de actividades con el objetivo de hacer un llamamiento a la participación ciudadana contra la violencia machista.

Para ello se ha instalado en la nueva estación de autobuses de Pamplona un gran panel de libre expresión con el lema “Contra la violencia machista la sociedad se moviliza. Exprésate” en el que todas las personas que lo deseen podrán escribir alguna frase, lema, eslogan u opinión en torno a la violencia machista: qué piensan, cómo la viven, cómo imaginan el futuro, etc.

También junto al panel se han habilitado unas salas en las que se irán colocando dibujos infantiles, collages realizados por personas mayores, montajes de foto-arte, graffitis, etc. referidos al rechazo de la ciudadanía a la violencia contra las mujeres

En el mismo espacio donde se realizan estas actividades existe un manifiesto de rechazo hacia las distintas manifestaciones de violencia machista al que pueden adherirse con una firma quienes así lo deseen.

Contribuir a la erradicación de la violencia contra las mujeres es responsabilidad de instituciones, agentes sociales y políticos y también de las personas. Por ello, quisiera invitarte a participar en esta iniciativa así como animarte a acudir a la concentración silenciosa de condena y repulsa de la violencia machista que tendrá lugar el martes 25 de noviembre a las 12.00 horas en la Plaza del Vínculo, frente a la sede del INAI (C/ Estella, nº 7. 31002-Pamplona).

Anuncios

Programa terapéutico para maltratadores del ámbito familiar en el centro penitenciario de Pamplona

Voy a poner algunos aspectos de un artículo que aparece en la revista Infocoponline, es sobre un programa que se viene desarrollando en la prisión de navarra con los maltratadores. Me parece un programa interesante, la pena es que sea sólo para la población de prisión, ya que por ejemplo en la CT también hay algún que otro maltratador y cuando hace unos días oí la noticia de esto en la radio, me pareció interesante para que fuera alguna persona de la comunidad, me parece interesante, ahora esto lo plantearé en el Equipo terapéutico para ver que les parece que alguna de las personas acudan a este programa y en caso de que fuera así, a motivar a la persona para que vaya. Ahora dejo ya, el artículo, si lo queréis ver ir al de Infocoponline:

Las terapias psicológicas con maltratadores domésticos deben ser aplicadas en todos los casos, aunque existe un porcentaje de fracasos en aquellos que de antemano no se consideran maltratadotes, y por tanto, no se someten a ninguna intervención. No basta con describir y denunciar un problema, hay que resolverlo, además de tomar muchas y variadas medidas. Desde la prisión, debemos intervenir con el maltratador, ya que ésta es nuestra responsabilidad.Una característica del maltrato es la negación de esta conducta por parte del maltratador. Cuando un comportamiento genera malestar al pensar fríamente en él o es rechazado socialmente, se utilizan estrategias de afrontamiento para eludir la responsabilidad, como buscar excusas, alegar que se trata de un problema estrictamente familiar, hacer atribuciones externas, considerar lo que ocurre como normal en todas las familias o quitar importancia a las consecuencias negativas de esta conducta para la víctima.Desde una perspectiva general, el programa de maltratadores en el Centro Penitenciario de Pamplona está estructurado de la siguiente manera:

Los sujetos acceden al programa a través de la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario. Ésta hace una primera selección de los sujetos que están en prisión por el delito de violencia doméstica, se les informa de la existencia de dicho programa y se les invita a participar, siempre de forma voluntaria. Si el sujeto accede a participar en el programa, se le pone en contacto con los psicólogos del Instituto Navarro de Psicología Jurídica que participan en el programa penitenciario. Existen dos tipos de sujetos que participan en el programa terapéutico: los que están en prisión preventiva, a espera de ser juzgados y los que ya están condenados por sentencia judicial.

 

El primer periodo del programa terapéutico consiste en una fase de evaluación, en la que existen unos criterios de exclusión. Si el sujeto supera esta primera fase, comienza un segundo momento de terapia individual. Una vez realizado este primer periodo, inicia una última fase de terapia grupal. Una vez finalizado el proceso terapéutico, se inicia una fase de seguimiento a 1, 3, 6 y 12 meses.

Con todo esto, el programa tiene una duración total de dos años: un año de tratamiento terapéutico (individual y grupal) y un año de seguimiento.Para la evaluación del agresor, se utilizan entrevistas estructuradas, cuestionarios heteroaplicados y autoaplicados, que ayudan a tener una evaluación individualizada de las conductas del maltrato y nos permiten poder planificar lo más adecuadamente el tratamiento. También se recogen otros datos significativos del agresor, como condiciones laborales, posibles problemas de maltrato en relaciones anteriores, situación de pareja y familiar actual, estado de salud, antecedentes penales y relaciones sociales. Así mismo, se pueden detectar variables psicopatológicas que estén relacionadas habitualmente con la violencia familiar y datos importantes sobre la frecuencia y duración de los episodios de maltrato, además de la percepción que tiene el agresor sobre la gravedad de los mismos y sobre sus repercusiones.

Dentro de las primeras fases del tratamiento, resulta de vital importancia evaluar el grado de peligrosidad del paciente, así como el nivel de motivación para el cambio.

El objetivo del tratamiento terapéutico, tanto individual como grupal, está orientado a tres áreas fundamentales: una, el área cognitiva, en la que se trabaja a través de la reestructuración cognitiva de ideas, pensamientos y distorsiones cognitivas en relación a la figura de la mujer y al uso de la violencia; dos, el área conductual, en la que se desarrolla el trabajo referente al control de los impulsos y el aprendizaje de técnicas de relajación; y tres, el área emocional, en el que se practica el reconocimiento de las emociones y sentimientos propios y del otro y la correcta expresión y comunicación de los mismos.

Conclusiones

En estos últimos años hemos iniciado programas como el mencionado fuera y dentro de las cárceles españolas, y aunque todavía no contamos con investigaciones suficientes que avalen su eficacia, sí podemos comentar algunos resultados e ideas a modo de conclusión:

1.- Es necesario y prioritario tratar a los maltratadores que ejercen violencia de género, más allá de de todas las intervenciones directas que sean necesarias con las víctimas.

 2.- Con los sujetos con los que se ha trabajado en prisión se ha observado que, la evolución de la privación de libertad aunque positiva, por sí sola, no siempre es eficaz, porque se mezclan sentimientos de injusticia, miedo a ser encarcelado de nuevo, venganza, etc., que pueden resultar contraproducentes y producirse recaídas. En este sentido, la privacidad de libertad combinada con el tratamiento terapéutico parece ser, en la mayoría de los casos, la mejor opción, así como la alternativa más beneficiosa para todas las partes implicadas en el conflicto.

 3.- La mitad de los maltratadores no aceptan asistir a las sesiones terapéuticas cuando se les ofrece el programa. En este sentido, debemos mejorar los factores motivacionales, para disminuir este importante porcentaje de rechazo, de cara a hacer más sugerente la participación en los programas.

4.- De los sujetos que aceptan ser tratados, un pequeño porcentaje abandonan el programa, pero el resultado de los que lo terminan es positivo. En esta línea, el programa terapéutico propiamente dicho parece mostrar una eficacia positiva, en cuanto a la reestructuración y rehabilitación de los maltratadores que han llegado a finalizar el programa.

 5.- En el caso de que los sujetos que están siendo atendido en prisión, por cualquier causa, accedieran a la libertad y/o al tercer grado, existe la posibilidad de que puedan seguir el tratamiento en el exterior en cualquiera de sus tres fases (terapia individual, grupal o seguimiento), ya que dicho programa se está realizando simultáneamente en prisión y de forma ambulatoria en el exterior por el mismo equipo de psicólogos.

 Para terminar este trabajo, nos gustaría señalar que debemos poner todos los medios para evitar que los delitos de género se parezcan a los accidentes de circulación, que aunque conociendo las variables que los provocan, los accidentes y los muertos se siguen produciendo todos los días, creando al final un efecto de rutina, frialdad emocional y resignación.   

 

 

Curso de Técnico en intervención en violencia de género

Dejo aquí un curso que me ha llegado por correo electrónico a través de INEFOC, lo dejo aquí por si a alguien le resulta de interés,…

El Instituto Europeo de Formación y Consultoría, en colaboración con la Asociación Española de Psicología Clínica Aplicada (AEPCA), ofrece la posibilidad de realizar el curso de TÉCNICO EN INTERVENCIÓN EN VIOLENCIA DE GÉNERO (modalidad online) con un descuento de hasta el 60% del precio original.El precio del curso (tasas de matrícula y diploma incluídos) es de 290 euros. La promoción es hasta el 15 de Abril y únicamente se ofrecen 12 plazas.

CURSO ONLINE de Técnico en intervención en Violencia de Género (250 h)

La violencia de género es un problema de viegente actualidad en todo el mundo, y aún más en los países desarrollados, donde los medios de comunicación han empezado a hacerse eco de lo que antaño era un problema privado y familiar. Intervenir en este problema desde los diversos ámbitos no es tarea fácil, teniendo en cuenta las competencias profesionales, que a veces se solapan unas con otras. El curso de técnico en intervención en violencia de género pretende formar a los profesionales sobre cómo intervenir cuando la violencia se manifiesta plenamente. También se ofrece un compendio de técnicas procedentes de diversos paradigmas para utilizarlas tanto con víctimas como con maltratadores.

DIRIGIDO A

A estudiantes, licenciados y/o diplomados en cualquiera de lastitulaciones siguientes: Psicología, Medicina, Enfermería, Pedagogía, Psicopedagogía, Educación Social, Magisterio, Trabajo Social, Terapia Ocupacional o en cualquier titulación o ciclo relacionado con lasciencias sociales y/o de la salud. También dirigido a otros profesionales interesados en el tema.

PROGRAMA

Módulo I: Psicología Clínica en Violencia de Género: La intervención clínica / La evaluación psicológica de la víctima y del agresor(a) / Tratamiento psicológico de la víctima y del agresor (a) / Habilidades terapéuticas / Las terapias grupales y otros recursos

Módulo II: Terapia Sistémica y Violencia de Género: Nociones teóricas en terapia sistémica y Escuelas / La familia desde el paradigma sistémico / Estrategias sistémicas con la víctima / Estrategias sistémicas con el agresor(a) / Intervención en el núcleo familiar

Módulo III: Psicoterapia Integrativa en Violencia de Género: Aplicaciones de la psicoterapia en violencia de género. Mirando de cerca a víctima y maltratador(a) / Estrategias psicodinámicas y humanistas. Desarrollo personal / El Análisis Transaccional y su aplicación en violencia de género / La Psicología Gestalt / Otras psicoterapias útiles en violencia de género

Módulo IV: Intervención de los servicios sociales: La intervención social y sus recursos / Papel de los profesionales sociales en violencia de género: trabajadores sociales, educadores sociales, terapeutas, maestros y personal sanitario/los observatorios de la violencia (estatales y autonómicos) / Las casas de acogida / El servicio de teleasistencia

Para más información relacionada con el curso puede pinchar aquí

INFORMACIÓN E INSCRIPCIÓN

Teléfono: 692 594 720 (coordinador)